XII Jornadas de Teología La Educación ¿un bien común a repensar?

Presentación de las Jornadas

Las Jornadas de Teología del Istic versarán este año sobre un tema tan importante y preocupante como la educación. Hemos elegido un nutrido y representativo grupo de ponentes que nos ayudarán a verter luz sobre esta realidad crucial para nuestra sociedad y para su futuro. Durante todo este curso el lema de nuestra institución ha sido precisamente el de colaborar aportando luz (lighting) sobre temas relevantes y transversales por los que todos nos vemos afectados. En este sentido, la Comisión organizadora, ha pensado que no podíamos dejar de acercarnos al tema de la educación e intentar tratarlo con la mayor profundidad posible. Los preparativos ya están muy avanzados y desde este espacio podrás seguir todo el flujo de información que se vaya generando y participar en el desarrollo de este evento. Por lo pronto, vete apuntándote las fechas: del 20 al 24 de marzo.

 

“El Sol no se apaga durante la noche, se nos oculta por un tiempo por encontrarnos «al otro lado», pero no deja de dar su luz y su calor. El docente es como el Sol. Muchos no ven su trabajo constante,  porque sus miras están en otras cosas, pero no deja de irradiar luz y calor a los educandos, aunque únicamente sabrán apreciarlo aquellos que se dignen «girarse» hacia su influjo. Yo les invito a ustedes, profesores, a no perder los ánimos ante las dificultades y contrariedades, ante la incomprensión, la oposición, la desconsideración, la indiferencia o el rechazo de sus educandos, de sus familias y hasta de las mismas autoridades encargadas de la administración educativa. La educación es el mejor servicio que se puede prestar a la sociedad, pues es la base de toda transformación de progreso humano, tanto personal como comunitario. Este sacrificado servicio pasa desapercibido para muchos. Probablemente, ustedes no podrán ver el fruto de su labor cuando éste aparezca, pero estoy convencido de que gran parte de sus alumnos valorarán y agradecerán algún día lo sembrado ahora. No confundan nunca el éxito con la eficacia. En la vida no siempre lo eficaz es exitoso y viceversa. Tengan paciencia, mejor, esperanza. No olviden que la clave de toda obra buena está en la perseverancia y en ser conscientes del valor del trabajo bien hecho, independientemente de sus resultados inmediatos. Sean fuertes y valientes, tengan fe en ustedes y en lo que hacen. Que Dios les bendiga y bendiga su anegadas labor diaria, la mayoría de las veces oculta, silenciosa e inapreciada, pero siempre eficaz y valiosa”
 (Papa Francisco).